www.uanl.mx

Observatorio de la Sustentabilidad de Nuevo León

Instituto de Investigaciones Sociales
 
030106

Debido a las condiciones ambientales particulares que el estado de Nuevo León presenta, los temas de mayor relevancia en materia de degradación ambiental son:

El deterioro que sufren los recursos hídricos: La situación geográfica que tiene Nuevo León –con climas principalmente secos, una hidrografía pobre, precipitaciones bajas y altas evaporaciones, así como un explosivo crecimiento urbano– ha provocado que a partir de 1979 el abasto de agua para el desarrollo se haya convertido en un grave problema. De las cuencas existentes en Nuevo León, la que presenta un mayor grado de contaminación es la del río San Juan, causada por los productos químicos, los desechos municipales, los residuos de la industria papelera, así como de las empresas productoras de bebidas alcohólicas, productos lácteos y petroleros.

En cuanto a las aguas subterráneas, la mayor parte de los acuíferos se encuentran fuertemente contaminados debido al establecimiento de gasolineras, rellenos sanitarios, sitios de confinamiento de residuos peligrosos, derrames de hidrocarburos y residuos sólidos vertidos a las cuencas de captación.

La conservación y restauración de suelos: La mayor parte de los suelos de la entidad se dedican básicamente a actividades agropecuarias y forestales, las cuales provocan cambios en el uso del suelo con la consecuente pérdida de la vegetación natural, erosión hídrica y eólica; de aquí que actualmente más de 70% de los suelos se encuentren con diferentes grados de deterioro, proporción altamente significativa que justificaría acciones urgentes de restauración.

La pérdida de la cubierta vegetal original: La deforestación que se registra en el estado, los incendios forestales, la ganadería extensiva, la apertura de nuevos cultivos agrícolas, la extracción forestal y la contaminación, son las principales causas de la pérdida de la cubierta vegetal original en Nuevo León.

La contaminación del aire, especialmente en las zonas urbanas: En el último trienio de evaluación de la calidad del aire, el contaminante que se yergue en un problema serio son las partículas menores a 10 micras cuyos valores promedio están por arriba del umbral que se considera como satisfactorio; aunque es importante señalar que disminuyó su concentración en este periodo, mientras que el resto de los contaminantes (monóxido de carbono, ozono, dióxidos de azufre y dióxidos de nitrógeno), aún permanecen en niveles que se consideran satisfactorios. En este aspecto, considerando la evaluación de los últimos tres años – tomando como referencia base el dato del año 2008– ha habido un aumento significativo en la cantidad de contaminantes en el aire, particularmente en monóxido de carbono, y ozono, mientras que las partículas menores a 10 micras, dióxidos de azufre y dióxidos de nitrógeno han disminuido, esencialmente en el Área Metropolitana de Monterrey; así, los principales agentes contaminantes que incrementaron sus concentraciones ambientales son el ozono y monóxido de carbono, aunque como ya referimos, aun no rebasan los niveles considerados como no satisfactorios. El incremento de estos contaminantes se debe a las emisiones fugitivas de polvos promovidas por los regímenes de vientos (PM10) a los procesos de industrialización y al aumento del parque vehicular principalmente (CO, O3), así como a la ausencia de programas de verificación vehicular obligatoria y de control de tráfico ante contingencias ambientales. Lo anterior ha inducido un acrecentamiento en la cuantía de emisiones de carbono, uno de los principales promotores del cambio climático, cuyos efectos a nivel regional pueden relacionarse con una intensificación de las condiciones de sequía durante la época de estiaje, así como con un ascenso de las temperaturas a lo largo del año.

Agentes contaminantes monitoreados en el AMM

Parámetro NOM Método de medición
Monóxido de Carbono (CO) NOM-034-ECOL-1993 Atenuación IR no dispersiva GFC
Ozono (O3) NOM-036-ECOL-1993 Espectrofotometría UV
Óxidos de Nitrógeno (NO2) NOM-037-ECOL-1993 Quimioluminiscencia
Bióxido de Azufre (SO2) NOM-038-ECOL-1993 vía húmeda de la pararrosanilina
Partículas menores a 10 Micras (PM10) NOM-025-SSA1-1993, muestreo de alto volumen
Partículas menores a 2.5 Micras (PM2.5) NOM-025-SSA1-1993, muestreo de alto volumen

Generación y manejo de desechos sólidos urbanos: esto constituye una de las principales preocupaciones para las autoridades estatales y municipales, y representa un problema creciente ante el dinamismo que muestran los parámetros que determinan su generación, tales como el crecimiento demográfico, el uso del territorio, los hábitos de consumo y los procesos de industrialización, entre otros. Sólo en 2011 se recolectaron 5 750 toneladas de desecho al día que implica 1.20 kg per capita, sin considerar que se estima que alrededor de 20% de los residuos urbanos generados no se recolecta, sino que se arroja a la vía pública y otros lugares inadecuados.

Residuos industriales peligrosos: Los procesos industriales suelen generar residuos con características físico-químicas y biológicas distintas de aquellos que se producen en los hogares y otras fuentes como el comercio. Durante el período de 2004 al 2011 Nuevo León reportó que se generaron 128 849 toneladas de estos residuos.

Consumo de energía: Debido al dinamismo de la actividad industrial y al crecimiento de la población en el estado, han crecido los requerimientos de energía especialmente en el Área Metropolitana de Monterrey. Su generación provoca graves daños al ambiente, debido principalmente a la producción de residuos por la quema de los combustibles que se utilizan para producirla.